En primer lugar, desde Consultora Bitcoin queremos agradecer vuestro apoyo para que finalmente todo el trabajo de estudio que llevamos realizando durante años salga a la luz. La idea de estos informes mensuales es compartir con vosotros todas las horas que pasamos investigando las distintas criptodivisas, sobre todo desde un punto de vista fundamental.

Como sabéis, desde Consultora Bitcoin no hacemos ninguna recomendación de compra/venta de criptodivisas, pero sí queremos aprovechar este espacio para comentar las distintas criptodivisas donde vemos oportunidades (en muchas de ellas nosotros tenemos posiciones) y transmitir el grado de riesgo de cada una de ellas, ya que no consideramos que tenga el mismo riesgo Ethereum que EOS por ejemplo.

Ethereum sería una criptodivisa madura que ya ha demostrado su utilidad en mercado, y sin embargo EOS es una criptodivisa nueva muy poco madura, la cual todavía tiene que desarrollar su propia blockchain, y por tanto muchísimo más arriesgada y volátil que Ethereum. Con este ejemplo, nosotros nunca daremos una recomendación de compra/venta de Ethereum o EOS, pero sí que os hablaremos de ellas y os diremos en qué % sobre nuestra cartera de criptodivisas estamos dispuestos a tomar ese riesgo.

Ya hemos soltado algunos nombres como Ethereum y EOS, y en lugar de empezar a hablar de Ethereum vamos a comenzar a hablar sobre su nicho de mercado: los llamados contratos inteligentes. Hasta ahora en el mundo en que vivimos de momento se conocen como contratos: están en todas partes, desde la firma de tu hipoteca hasta el último alquiler de vehículo cuando fuiste de vacaciones a Italia. Pensaréis, ¿y qué valor añadido aporta esta nueva tecnología de blockchain al mundo de los contratos tal y como los conocemos? Una de las primeras respuestas que os puedo dar es INMUTABILIDAD: que un contrato se pueda codificar en una blockchain hace que sea inmutable de cara a terceros.

Cuando alquilas el coche en Italia y terminas de firmar los numerosos papeles que te dan, todos nos fiamos en principio de que esos papeles no vayan a cambiar por ninguna de las dos partes. Eventualmente incluso hay más de 2 personas físicas/jurídicas involucradas, ya que encontrarás por ejemplo el documento de la compañía aseguradora y es posible que aparezca otra persona que hayas decidido incluir como conductor habitual. ¿Realmente estamos seguros que ninguna de las numerosas partes vaya a cambiar este contrato en un futuro? No, no lo estamos. De ahí que los contratos inteligentes sobre una blockchain (como es el caso de Ethereum) proporcionan a este nicho de mercado que llamaremos “contratos” un valor añadido impresionante: por una pequeña comisión (pagada en forma de ether), te aseguras de que el contrato queda definido por código (matemáticas seguras, no personas torpes y corruptas) y que no hay ninguna posibilidad de que sea cambiado ilícitamente por alguna de las partes. Además, quedan totalmente automatizados los pasos que deberá llevar a cabo el contrato si por alguna razón salta alguno de sus detonantes: un pinchazo de ruedas por ejemplo.

Ethereum es la primera criptodivisa en poner encima de la mesa una blockchain alternativa cuya principal utilidad es la gestión de todo tipo de contratos inteligentes.

Actualmente es la clara ganadora para este nicho de mercado, con una capitalización por encima de los 20 mil millones de dólares, lo cual hace que diste bastante de sus posibles competidores: Waves, EOS, Tezos, Aeternity, BOSCoin… En sucesivos informes hablaremos también de sus competidores y cómo sus diferencias les permitirán a algunos de ellos la posibilidad de atacar a Ethereum y quizá conseguir parte del pastel. Sin embargo, a día de hoy consideramos que es Ethereum la divisa ganadora para el nicho de mercado de “contratos”, y por ello actualmente representa hasta un 30% de nuestra cartera de criptodivisas.

Es importante recalcar lo del nicho de mercado, ya que muchos de nuestros clientes, y nosotros mismos cuando empezamos a investigar este mercado, veíamos el mundo de las criptodivisas como algo exclusivamente monetario. Sin embargo hay muchas aplicaciones o nichos de mercado a parte del uso exclusivo como divisa (como bitcoin y otras) que eventualmente no solo tienen sentido, sino que llegan como auténticos tsunamis que cambiarán por completo muchas de las industrias que conocemos actualmente.

Tendemos siempre a comparar con el pasado, buscando qué tecnologías disruptivas como blockchain han existido y así ayudarnos a entender qué podrá pasar con blockchain en los próximos años. Una de las comparaciones más sencillas de blockchain es el internet de los años 90 y la aparición del protocolo TCP-IP. Este protocolo fue el punto de partida para las distintas tecnologías o capas que fueron surgiendo y continúan creándose hoy en día para transmitir datos a través de la red.

Por tener una comparación con este ejemplo, me gusta ver a blockchain como el internet, y bitcoin podría ser equiparable por ejemplo al email, es decir, una de tantas aplicaciones que encontramos hoy en día en Internet. Ethereum por tanto es otra aplicación más que tiene sentido, ya que ataca a un nicho de mercado que mueve trillones de dólares anualmente en todo el mundo: el mercado de los contratos.

Bitcoin por tanto ofrece una aplicación en particular: el almacenamiento y transmisión de dinero electrónico. Para ello, su blockchain se utiliza para llevar un registro o libro contable con todas y cada una de las transacciones que suceden en cada momento.

Ethereum, por el contrario, utiliza su blockchain como forma de almacenamiento y ejecución de los distintos códigos (o contratos) que se han programado en la misma.

Para la transmisión y ejecución de estos contratos se utiliza su moneda (ether), que sería como la gasolina necesaria para mantener la existencia de esos contratos, que nos interesa que sean inmutables y estén almacenados de forma descentralizada. Por ello y contestando a la pregunta que plantea nuestro informe mensual: no, Ethereum no ha muerto, de hecho su utilidad no ha hecho más que empezar.

Estos “contratos inteligentes” permiten la creación de un código que facilita el intercambio de dinero, contenido, bienes inmuebles, acciones de empresas o cualquier cosa tangible o incluso intangible a la que se le pueda asignar un valor. Como estos contratos una vez creados están en la blockchain de Ethereum, se ejecutarán exactamente como han sido creados, sin posibilidad alguna de censura, cambio o fraude por alguna tercera parte. Serían como pequeños programas corriendo en la “nube”, esperando a que las condiciones programadas se cumplan para ejecutar algún tipo de acción que nadie, absolutamente nadie puede parar.

Veamos cuales son los pasos del funcionamiento de uno de estos contratos:

  1. Dos o más partes deciden establecer un contrato, el cual se codifica en la blockchain de Ethereum. Siguiendo nuestro ejemplo, este contrato podría ser el alquiler de un vehículo en Italia durante n días y con X prestaciones.
  2. Algún detonante definido en el contrato hace que este se ejecute realizando algún tipo de acción: las acciones a seguir en caso de pinchazo de ruedas en nuestro ejemplo de contrato de alquiler de vehículo.
  3. Los individuos que establecieron el contrato quedan detrás de un pseudónimo, pero el contrato es totalmente abierto y cualquiera puede leerlo y comprobar que su ejecución sería y es correcta. Esto es importante, ya que se mantiene la privacidad de los participantes, pero a su vez el contrato queda totalmente abierto y auditado por todos, incluido los gobiernos. Para nuestro ejemplo, todos podríamos ver que hay determinado contrato de alquiler de vehículo en Italia, pero siempre respetando la privacidad de los partícipes del contrato. Esto permite no sólo una transparencia total, sino que en un futuro aparecerán numerosas empresas que se dedicarán exclusivamente a leer de forma inteligente la blockchain de criptodivisas como Ethereum, para obtener buenas estadísticas utilizando machine learning o big data.

Esto hace que Ethereum sea una blockchain extraordinaria, a diferencia de otras blockchains donde solamente tienes capacidad de realizar una serie de operaciones limitadas, Ethereum permite a sus desarrolladores crear todas las operaciones que necesiten para el tipo de contrato a que se están enfocando.

Es decir, detrás de Ethereum hay un lenguaje de programación completo, donde no sólo se pueden crear contratos inteligentes sino aplicativos completos sin necesidad de crear una nueva blockchain. Estos aplicativos se conocen como aplicaciones descentralizadas (DAPPs) y su funcionamiento es similar al de cualquier blockchain, solo que no es necesario crear una blockchain específica, sino que puedes programarlas directamente sobre la red de Ethereum. Estas Dapps que corren sobre Ethereum también tienen sus propias criptodivisas, también conocidas como tokens.

Ejemplos de estos tokens serían Augur (REP), Gnosis (GNO) o Golem (GNT).

Hablaremos de ellos en próximos informes.

Alguna de las ventajas de estas Dapps es que además de ser inmutables funcionan de forma totalmente descentralizada. Esto permite que cientos de aplicaciones típicamente centralizadas que trabajan con contratos puedan ser totalmente descentralizadas gracias a la tecnología que ofrece Ethereum. A continuación os resumimos las ventajas que supone la tecnología que ofrece Ethereum:

  • Inmutable: Ninguna tercera parte puede realizar cambios a futuro en el código o los datos.
  • No es posible censurarla.
  • Segura: la criptografía que hay detrás de Ethereum permite que sus aplicaciones estén protegidas contra ataques informáticos o actividades fraudulentas.
  • Siempre activa: las aplicaciones nunca se pueden caer ni apagarse, están disponibles 24/7.

A pesar de todas estas ventajas, cabe destacar que hay una clara dependencia sobre quién desarrolla el código. Al fin y al cabo son humanos los que desarrollan dichos códigos y estos siempre están sujetos a la posibilidad de cometer errores en el mismo.

Sin embargo también hay que decir que el código es público, por lo que está a disposición de cualquier persona para auditarlo exhaustivamente en cualquier momento.

En definitiva, nos gusta mucho Ethereum y lo estamos utilizando para construir nuestras carteras personales. Creemos que actualmente es una de las piezas fundamentales dentro de todas las criptodivisas.

Como sabéis, este es nuestro primer informe mensual. Queremos que sea un espacio donde podamos trasmitiros ideas fundamentales sobre algún nicho de mercado o industria en concreto, y como la tecnología blockchain y determinadas criptodivisas pueden atacar a ese mercado convirtiéndose en herramientas con mucho valor.

Al final del informe dejaremos un espacio con las criptodivisas que hemos investigado y comentado en informes pasados, y a su vez incluiremos una anotación de su riesgo.

Recordad que nosotros solo ofrecemos formación, en ningún momento la recomendación de compra/venta de alguno de estos activos. Pero sí nos vemos obligados a transmitir cuál es su riesgo y el % de nuestras carteras máximo que destinaríamos a este activo. Al ser el primer informe vamos a hacer una excepción y comenzaremos con 4 criptodivisas, para nosotros cuatro de las más importantes y en las que vemos mayor potencial.

 

Seguimiento de Criptodivisas

 

  • Bitcoin: sin lugar a dudas, dentro del nicho de mercado de masa monetaria o posible sustituto de depósitos y transferencias a nivel global, es la criptodivisa más importante. Con más de 20.000 desarrolladores trabajando directa e indirectamente en su desarrollo creemos que el potencial que viene por delante sigue siendo altísimo. El próximo 1 de Agosto es la fecha límite para que pase si o si Segwit, lo cual está generando y seguirá generando muchísima volatilidad en el mercado. Nuestra opinión es que Segwit se activará sin mayores sobresaltos, al igual que ha pasado con Litecoin, y a partir de ahí el crecimiento a todos los niveles podrá ser impresionante. Por fin bitcoin será escalable. Criptodivisa con riesgo medio. En un portfolio de criptodivisas, nosotros no superamos el 60%.
  • Ethereum: tendrá que afrontar nuevos problemas de escalabilidad en el futuro, aunque muchas de las soluciones ya están puestas encima de la mesa. Criptodivisa con riesgo alto. En un portfolio de criptodivisas, nosotros no superamos el 30%.
  • Monero: de todas las alternativas a bitcoin, este es uno de los protocolos que más nos gustan, ya que ofrece una solución impecable al problema de privacidad en las transacciones. Criptodivisa con riesgo alto. En un portfolio de criptodivisas, nosotros no superamos el 10%.
  • Steem Power: la blockchain de STEEM es la que ofrece una solución revolucionaria para el mundo de la publicación descentralizada y de libre contenido. Sin lugar a dudas consideramos que la generación y valoración de contenido es uno de los nichos de mercado que blockchain puede revolucionar, y STEEM es una de las criptodivisas que puede jugar buen partido en ese nicho. Criptodivisa con riesgo MUY alto. En un portfolio de criptodivisas, nosotros no superamos el 5%.

En nuestra sección de Tutoriales encontraréis cuales son las formas más seguras de comprar y almacenar estas criptodivisas. En cuanto al formato de la organización de la página y nuestros informes. Si echáis algo en falta en los tutoriales o tenéis cualquier duda o aclaración, no olvidéis por favor en comunicárnoslo en nuestro email:

soporte@consultorabitcoin.com

Para nosotros es importante vuestro feedback para ir adaptando rápidamente la página y así mostraros los contenidos y los manuales que os resulten más útiles. Además, dedicaremos un último apartado en el próximo informe mensual a contestar públicamente a vuestras preguntas, ya que pueden resultar útiles a otros usuarios. Por favor, al realizar la pregunta decidnos explícitamente si queréis que publiquemos vuestro nombre.

Hasta el próximo mes. Os deseamos unas estupendas vacaciones para los que estéis ya disfrutando del verano.